5 de diciembre de 2012

“Actividad Física Acompañada por Perros” una propuesta diferente…





Las actividades y terapias asistidas con animales se enmarcan dentro de corrientes holísticas que sostienen que un mayor contacto con la naturaleza es beneficioso para el ser humano.

La interacción con animales habituados a este tipo de intervenciones provoca una multiestimulación sensorial que es aún mayor cuando las actividades se realizan en grupo y al aire libre.

La introducción de animales acompañados por sus guías a los grupos de trabajo humanos provoca un ambiente más distendido y favorece la comunicación.

Los beneficios de las actividades y terapias asistidas con animales son múltiples porque no sólo ayudan a los destinatarios de los programas sino también a los perros y sus guías que tienen la posibilidad de compartir más tiempo "de calidad" entre ellos y brindar sus habilidades para la ayuda de otras personas.

En términos generales, las terapias asistidas con animales proponen la participación de diferentes  animales como co-terapeutas en el tratamiento o rehabilitación de patologías físicas y psicológicas, llevadas adelante por profesionales de la salud.

La Actividad Física Acompañada por Perros (AFAP) tiene como objetivo principal la Promoción de la Salud, mejorar el nivel de salud y bienestar de las personas de todas las edades. Una propuesta poco difundida, y una opción laboral interesante para Profesionales de la Actividad Física y el Deporte que quieran incluir en su práctica a los perros como estimuladores del movimiento y la actividad física.

Dirigida a Adultos Mayores, sin patologías de tipo motor, cognitivo o afectivos, permite retrasar el deterioro natural del envejecimiento a través de la interacción activa con perros. Se estimulan los sentidos para evitar el aislamiento y mantener el contacto con el mundo circundante; y a través del juego revivir la alegría, a la vez que resolver desafíos cognitivos y emocionales.

Este tipo de actividades con perros especialmente entrenados integran ejercicios y juegos de diferente complejidad, que llevan naturalmente al movimiento, al uso de la memoria, la concentración y al intercambio de experiencias entre quienes asisten. El contacto con ellos desarrolla la capacidad de cuidado y sensibilidad necesarios para este trabajo, basado en el respeto de las necesidades mutuas.

Para participar no es necesario tener experiencia previa con perros, y es posible asistir con mascota propia. En cuyo caso, el guía no solo estimulara la realización de los ejercicios, sino su aprendizaje para que las personas puedan realizarlos fuera del ámbito del taller.
                        
                                                Lic. Jimena Martínez, Dra. Silvina Heisecke

No hay comentarios:

Publicar un comentario