24 de marzo de 2013

Coaching Deportivo con caballos

El caballo como facilitador para el aprendizaje de habilidades sociales.

El caballo posee una gran sensibilidad y disposición para el contacto y trabajo con las personas. Como animal de manada los hace especiales para el aprendizaje de habilidades sociales como el liderazgo seguro y confiable, la comunicación clara y precisa, y la flexibilidad para el trabajo en equipo; todas ellas necesarias para el ejercicio profesional sólido y efectivo.
Se presta como un colaborador dispuesto, capaz de mostrar desde su naturaleza y autenticidad, la posibilidad de ver y vivir de manera diferente nuestro mundo, y las relaciones con las personas que nos rodean, y con las que trabajamos.
Pueden mostrarnos el camino para ser asertivos y firmes, y poder determinar en cada momento que es lo mejor para uno mismo y para el grupo en el cual se está interviniendo.
Los caballos viven en manadas organizadas conducidas por un líder seguro y confiable, que los guía y protege de los peligros. Para su supervivencia, como animales de presa, han desarrollado una gran sensibilidad y capacidad de comunicación clara a nivel emocional y física.
Estas características los convierten en grandes maestros, y guías para el autoconocimiento, movilizando nuevos recursos personales, aumentando la confianza y la seguridad; en un clima de respeto, cooperación y reciprocidad.
En la interacción con ellos, a través de ejercicios de a pie en un espacio acotado, se propicia la posibilidad de activar o aumentar las capacidades o cualidades antes mencionadas.
Durante la actividad el caballo actúa como reflejo auténtico e inmediato de las vivencias de las personas, lo que piensan, sienten, sus intenciones y como se relaciona con otros. Reflejan lo que sucede “aquí y ahora”, en el momento mismo del ejercicio.
Cada caballo será espejo de la persona o situación de acuerdo a sus características y personalidad. Estas particularidades aportan un condimento interesante y único.
El contexto también influirá en toda esta dinámica, pues no hay que olvidarse que como animales de presa, están en pleno contacto con lo que lo rodea y con los compañeros de manada.
Quien esté coordinando expresará y pondrá de manifiesto lo que el caballo con su comportamiento está transmitiendo sobre la situación.
Cada ejercicio se convierte en un desafío personal y grupal que invita a la superación.
Los antecedentes de estas técnicas de educación a través de equinos “EAL” están presentes en Europa y Estados Unidos hace más de 15 años.
En Mentedeportiva adoptamos la Formación Asistida por Caballos, como camino y herramienta para el crecimiento profesional y personal de quienes trabajan en el ámbito de la actividad física y deportiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario