7 de abril de 2016

Consejos para Corredores

A continuación algunos consejos para los atletas que realizan su entrenamiento con fines competitivos y/o con la motivación de mejorar su calidad de vida.
El entrenamiento es el proceso más repetido en la vida de un atleta, y el más importante, por eso es valioso cuidar todos los elementos que lo componen.
 a. Está demostrado que la mejor manera de entrenar es un grupo. Si entrenas solo es aconsejable que busques alguien con quien correr (o entrenar). En el caso de no conseguir un compañero, es recomendable correr o entrenar por lugares o recorridos que te resulten agradables. Si usas distintos recorridos -y si forma parte del plan de entrenamiento- es conveniente ir anotando las mejoras de tiempo de cada circuito, llevar un diario de entrenamiento en el que anotes diversas variables (tipo de entrenamiento, distancia recorrida, pulsaciones al acabar y al minuto, peso, molestias, etc.), corre o entrena siempre a la misma hora (evita las horas del mediodía) y -si lo permite el plan de entrenamiento- corre sabiendo que podrías correr más rápido y más distancia.
b. Si sigues un plan de entrenamiento se constante siempre en el tipo de entrenamiento planificado y en las indicaciones relativas a distancias, número de repeticiones, tiempos de paso, de ejecución y de pausa. Si tu práctica es de carrera continua, corre a un ritmo que te permita sentirte bien, disfrutar de la carrera y del paisaje; alejado del estrés ambiental (ruido, contaminación, tráfico, aglomeraciones, etc.).
 c. Si corres o entrenas solo, hazlo por circuitos cercanos a tu casa, de esta manera evitarás cansarte o sentir pereza de desplazarte hasta un lugar lejano para correr. Puedes hacerlo a ciertas horas especiales (temprano a la mañana o al atardecer), que te ayuden a disfrutar la actividad plenamente.
d. Asistí al entrenamiento con el tiempo suficiente como para conversar con tu entrenador, con otros atletas, para calentar de forma adecuada, para cambiarte de ropa, chequear el material que vas a usar, lo que evitará estresarte más.
e. Durante el entrenamiento utiliza el diálogo interno o auto-instrucciones con frases de ánimo o que te ayuden a sentirte bien: ¡Vamos, ánimo, puedo hacerlo!, ¡Vamos, ánimo, ya termino!, ¡Vamos «tu nombre»!, ¡ánimo lo estás logrando!
f. Cuando termines de entrenar dedica un tiempo para volver a la calma. Si podes realiza un ligero trote descalzo por el césped o simplemente haz un ligero trote y aprovecha para repasar mentalmente aquellas cosas que has hecho bien y felicítate por tus logros. Después, puede ser un buen momento para hacer un ejercicio de respiración relajante.
g. Que el entrenamiento no genere en tu organismo más estrés, usa todas las estrategias posibles para sentirte bien después de haber entrenado.
Lic. Jimena Martínez

No hay comentarios:

Publicar un comentario