12 de septiembre de 2016

FLORES DE BACH EN EL DEPORTE





Son variadas las herramientas con las que es posible acompañar y asistir a los deportistas en el logro de sus objetivos, en el desarrollo de habilidades mentales sin perder de vista su bienestar, o minimizando en la medida de lo posible las consecuencias adversas de las grandes presiones y exigencias, de prolongados y extenuantes entrenamientos.

En esta oportunidad me referiré a una herramienta que ofrece múltiples beneficios: las Flores de Bach.

En mi experiencia son beneficiosas (por ejemplo) para: la ansiedad pre-competitiva, cansancio mental y físico, ira y agresión, autoexigencia excesiva, perdida de motivación, miedos incontrolables, inseguridad. Es posible utilizarlas de manera preventiva, tal es el caso de los deportistas propensos a la ira, la frustración o la tristeza luego de haber perdido un torneo; o para el tratamiento de estados mentales o emocionales ya instalados que no fueron atendidos a tiempo: bourn out deportivo, pensamientos negativos incontrolables.

Los remedios florales ayudan a re-establecer el equilibrio físico, mental y emocional adecuado para un óptimo rendimiento, favorecen el dominio de sí mismo y de la situación deportiva, y propician el auto-conocimiento; todos ellos aspectos fundamentales del entrenamiento psicológico.

Algunos beneficios

Ayudan en el control de la activación (energía física, mental y emocional necesaria para una práctica deportiva optima). Un ejemplo de esto es la ansiedad pre-competitiva que suele aparecer e incrementarse a medida que se acerca la competencia. La combinación justa de Flores actuarán disminuyendo este estado con menor esfuerzo para el atleta, a la vez que activarán o desarrollaran (en caso de ser necesario) la confianza, la seguridad y la fortaleza para asumir el reto.

Ahorran un gran esfuerzo y energía al atleta en el manejo y control de pensamientos y emociones que interfieren negativamente en su rendimiento. Los remedios florales los equilibran y curan; esto le permitirá disponer de esa energía para su práctica, o para poner en perspectiva y abordar cualquier conflicto que lo pudiera estar afectando.

Su creador

Fue el Dr. E. Bach (médico) quien desarrolló entre 1930-1936 el sistema de terapia floral basado en el uso de 38 flores o “hierbas curativas”. Su objetivo: curar la personalidad y el Alma, reestablecer el equilibrio entre el cuerpo, la mente y el Alma. Es en esta perfecta armonía, que el Alma puede realizar su tarea o misión divina en este mundo y avanzar en el proceso de su evolución espiritual; esto es, comprender la propia Divinidad y manifestar su Perfección.

La tarea o misión divina es aquella que saca a la luz los talentos, las capacidades y la verdadera personalidad. Al realizarla la sentimos tan propia que se la ejecuta sin esfuerzo, fácilmente y con alegría; y produce una gran felicidad más allá de las adversidades o dificultades.

Cada uno de los Remedio Florales cura un estado de ánimo o mental específico: el miedo, la incertidumbre, la ansiedad, la inseguridad, las preocupaciones (entre otros sentimientos negativos); los cuales abren paso al desequilibrio o enfermedad. También ayudan a reconectar con la virtud particular que necesitamos para superar obstáculos o interferencias: fortaleza, valor, confianza, alegría, paciencia, seguridad, entre otras.

No es mi intención en este artículo detenerme en el aspecto filosófico-espiritual, sino señalar y rescatar su aplicación en el ámbito deportivo. Por supuesto no está excluido aquel deportista que tenga la intención de transitar el camino espiritual de la evolución de su alma con la asistencia de las Flores de Bach.




Lic. Jimena Martínez (Psicóloga, Psicologa Deportiva, Terapeuta Floral)
Nota para ESTILO AD #26
http://estiload.com/sites/default/files/revista%20ad%20%2326%20site.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario